Rechazan mentiras de médico peruano sobre píldora del día siguiente

El Director del Population Research Institute (PRI) para América Latina, Carlos Polo, respondió a un artículo del Dr. Alfredo Guzmán en el que éste acusa al Arzobispo de Piura, Mons. José Antonio Eguren, de desinformar sobre la píldora del día siguiente y su potencial efecto abortivo, cuando eso es en realidad lo que él y el ministro de salud, Oscar Ugarte, están haciendo.

En el artículo de Guzmán titulado “Desinforma que algo queda” publicado ayer martes en el diario El Comercio, el médico reitera las mentiras de Ugarte y de la OMS sobre la píldora del día siguiente, apoyando la decisión del ministro de distribuir este fármaco abortivo en desacato a la sentencia del Tribunal Constitucional que lo prohíbe.

Al respecto, Polo señala que “debe haber un incentivo muy grande para que Guzmán y el propio Ministro Ugarte no tengan reparos en faltar a la verdad. Cualquier médico o persona informada podría desbaratar sus afirmaciones. Y con tal de no perder la legalidad de la AOE, están llegando a extremos”.

“Guzmán –prosigue Polo– está insultando a un Arzobispo. Lo acusa de desinformar con mala intención cuando eso es precisamente lo que ellos hacen. ¿Qué supuestamente podría ganar Eguren si desinformara aparte de enemigos y de insultos? La misma pregunta aplicada a Ugarte y a Guzmán, los desnuda. El hecho objetivo es que la legalidad de la AOE produce ventas y utilidades“.

Carlos Polo precisa luego que el Tribunal Constitucional “ya evaluó que la opinión de la OMS sobre lo que es abortivo o no contradice las leyes peruanas. Guzmán y Ugarte están utilizando argumentos perdedores. Ya fueron desechados por las instancias legales que todos debemos acatar. Es claro que solamente les queda el camino de la prepotencia del poder para salirse con la suya. Eso es precisamente lo que hacía Lenin inventor de la máxima que ahora Guzmán usa como munición”.

Alfredo Guzmán fue quien introdujo la píldora del día siguiente en el Ministerio de Salud en 2001. Además, viajó posteriormente a Ecuador como representante de la ONG “Copprende” (Corporación para la Prevención de Embarazos no Deseados) para promover el producto comercial Postinor, una de las presentaciones de este fármaco

Anuncios

¿Existe conflicto entre Ciencia y Fé?

Mientras que para la Iglesia Católica no existe motivo alguno para un conflicto entre fe y ciencia, existen muchos científicos que se han empeñado en señalar la imposibilidad de entablar un diálogo sano entre ambas. Un estudio publicado en Estados Unidos mostraría que el problema no sería por causa de la fe ni de la ciencia, sino más bien de algunos científicos, quienes en su mayoría rechazan el dato revelado y se declaran ateos. con sus consecuentes prejuicios y vicios metodológicos.

El Informe

El informe elaborado por los historiadores Edward Larson de la Universidad de Georgia y Larry Witham del Instituto Discovery de Seattle, reveló que sólo el 40 por ciento de los científicos en Estados Unidos cree en un ser supremo y en la existencia de una vida después de la vida, mientras que la mayoría rechaza la sola posibilidad de la existencia de un ser trascendente. Así, según el informe, el 45 por ciento de científicos encuestados niega la existencia de Dios y se declara atea, mientras que un 15 por ciento de “indecisos” se declara agnóstico.

Siguiendo a Leuba

Las cifras, publicadas en la revista científica Nature, coincidieron sorprendentemente con unas presentadas por el investigador James Leuba, hace más de ocho décadas, en 1916. Tal como lo hiciera Leuba a principios de siglo, los dos historiadores realizaron encuestas a 1.000 personas elegidas del American Men and Women of Science, que consigna una relación general de los científicos norteamericanos.

Las cifras

Los científicos respondieron a preguntas acerca de si creían en la existencia de un Dios que responde a las plegarias, en la inmortalidad del hombre, o en la vida después de la muerte. Sorprendentemente los resultados coincidieron con los de Leuba: la mayoría de científicos se proclama abiertamente ateo y niega las verdades fundamentales de la fe. En efecto, en ambas encuestas, cerca del 45 por ciento se declaran “ateo” y el 15 por ciento “agnósticos”.

La única diferencia entre la investigación de principios de siglo y la de Larson y Witham está en la distribución de los creyentes en las diferentes disciplinas. Así, mientras que en 1916 los más escépticos frente a la existencia de Dios fueron los biólogos con un 69,5 por ciento; en el reporte de Larson y Witham, la mayoría atea se ubicó entre los físicos y astrónomos.

Prejuicios

De este modo, mientras que la gran mayoría de los norteamericanos se reconoce creyente, en el ambiente científico domina el escepticismo. Así, el trabajo de Larson y Witham vendría a comprobar una vez más el hecho de que muchos científicos tienen ya prejuicios acerca de algunas verdades que enseña la fe tales como la creación, la vida después de la vida o la existencia de Dios, sobre las cuales la ciencia no tiene competencia.

Una muestra de la existencia de este tipo de prejuicios es un episodio producido en Australia y que raya con lo tragicómico. Recientemente un geólogo australiano demandó judicialmente a una compañía que elabora y provee material educativo cuyos contenidos presentan la creación como hecho histórico. En efecto, la institución Creation Science Foundation enfrentó un juicio porque un profesor de geología de la Universidad de Melbourne, Ian Plimer, cree que hablar de la creación como un hecho es simplemente “anticientífico”. La fundación científica demandada ha afirmado no tener ningún problema en someter el tema al examen de una entidad científica “neutral” que demuestre la veracidad de sus afirmaciones en el plano meramente científico. El problema ahora será encontrar una institución auténticamente neutral, ya que para muchos científicos lo “neutral” es justamente la incredulidad, mientras que la fe es una “distorsión”.

Vicio metodológico

Científicos cercanos a la Creation Science Foundation señalan que “la radicalidad del punto de partida ateo revela prejuicios que pueden distorsionar el propio trabajo científico” y destacan que “el informe de Larson y Witham es otro botón de muestra de cómo los científicos suelen adoptar el ateísmo como una postura natural del quehacer científico, cuando en realidad es un vicio de método que ha llevado a desarrollar la ciencia en términos materialistas a lo largo de este siglo.

Benedicto XVI a los jóvenes: ¡Os necesitamos!

El Papa invita a los jóvenes a que consideren su vocación. Las JMJ, una iniciativa profética de Juan Pablo II, afirma

 

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 15 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- Benedicto XVI invita a los jóvenes a ponerse a la escucha de Dios para descubrir cuál es el diseño que Él ha pensado para sus vidas, en el Mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud de este año, que ha sido publicado hoy.

La Jornada Mundial de este año, que lleva por tema Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna? supone un acontecimiento especial, afirma el Papa, al cumplirse el 25° aniversario de la institución de estos encuentros por el Papa Juan Pablo II.

El Pontífice afirma que la iniciativa de su predecesor fue profética, subrayando que ha traído frutos abundantes, permitiendo a las nuevas generaciones cristianas encontrarse, ponerse a la escucha de la Palabra de Dios, descubrir la belleza de la Iglesia y vivir experiencias fuertes de fe que han llevado a muchos a la decisión de entregarse totalmente a Cristo.

El lema de la Jornada de este año se refiere al episodio evangélico del encuentro de Jesús con el joven rico, tema que ya afrontó Juan Pablo II en 1985 en su primera carta dirigida a los jóvenes.

Proyecto de vida

En el joven del Evangelio, explica Benedicto XVI, podemos ver una condición muy similar a la de cada uno de vosotros.

También vosotros sois ricos en cualidades, en energías, en sueños, en esperanzas: ¡recursos que poseéis en abundancia! escribe el Papa . Vuestra propia edad constituye una gran riqueza no solo para vosotros sino también para los demás, para la Iglesia y para el mundo.

La etapa de la vida en la que estáis inmersos es tiempo de descubrimiento: de los dones que Dios os ha otorgado y de vuestras responsabilidades, recuerda, añadiendo que es también el tiempo de elecciones fundamentales para construir vuestro proyecto de vida.

Es el momento, por tanto, de interrogaros sobre el sentido auténtico de la existencia y de preguntaros: ¿Estoy satisfecho con mi vida? ¿Hay algo que me falta?.

El Papa reconoce que los jóvenes, como el del Evangelio, quizás también viven situaciones de inestabilidad, de turbación o de sufrimiento, que les llevan a aspirar a una vida no mediocre y a preguntarse en qué consiste una vida lograda y cuál podría ser el propio proyecto de vida, para que ésta tenga pleno valor y pleno sentido”.

¡No tengáis miedo de afrontar estas preguntas!, les exhorta. Lejos de abrumaros, éstas expresan las grandes aspiraciones que están presentes en vuestro corazón.

Por esto, añadie, deben ser escuchadas pues esperan respuestas no superficiales, sino capaces de satisfacer vuestras auténticas esperanzas de vida y de felicidad.

Para descubrir el proyecto de vida que puede haceros plenamente felices, poneos en escucha de Dios, que tiene su diseño de amor sobre cada uno de vosotros, les aconseja el Papa.

Con confianza, preguntadle: Señor, ¿cuál es tu diseño de Creador y Padre sobre mi vida? ¿Cuál es tu voluntad? Yo deseo cumplirla. Estad seguros de que os responderá. ¡No tengáis miedo a su respuesta!.

Acoger la vocación

Con motivo del Año Sacerdotal, el Pontífice dedica un pensamiento especial por quien siente una llamada a la vida consagrada.

En este sentido, invita a los jóvenes a estar atentos a si el Señor os invita a un don más grande, en el camino del Sacerdocio ministerial, y a hacerse disponibles a acoger con generosidad y entusiasmo este signo de especial predilección, emprendiendo con un sacerdote, con el director espiritual el necesario camino de discernimiento.

La vocación cristiana brota de una propuesta de amor del Señor y puede realizarse solo gracias a una respuesta de amor, subraya el Papa .

¡No tengáis miedo, vosotros, queridos jóvenes y queridas jóvenes, si el Señor os llama a la vida religiosa, monástica, misionera o de especial consagración: Él sabe dar gozo profundo a quien responde con valor!

De la misma forma, invita a cuantos sienten la llamada al matrimonio a acogerla con fe, empeñándose en poner bases sólidas para vivir un amor grande, fiel y abierto al don de la vida, que es riqueza y gracia para la sociedad y para la Iglesia.

En todos estos casos, se trata de responder al proyecto que Dios tiene para cada uno. A ejemplo de tantos discípulos de Cristo, acoged también vosotros, queridos amigos, con gozo la invitación al seguimiento, para vivir intensamente y con fruto en este mundo, concluye el Papa. ¡Nunca es demasiado tarde para responderle!